SERVIR constantemente nos dice que el ingreso al Estado debe ser por concurso público a fin de garantizar que prevalezcan criterios meritocráticos. Sobre esto, los trabajadores del Estado consideramos que dichos criterios deben ser exigibles principalmente a los cargos directivos, por dos razones objetivas: 1) son los que perciben los más altos sueldos en el Estado, y 2) son los que planifican y toman las decisiones en las entidades.

No obstante, el día de hoy SERVIR aprobó una resolución que exceptúa al Ministerio de Economía y Finanzas del Perú del tope de 50 empleados de confianza. Es decir, funcionarios que ingresarán al Estado sin concursos públicos y que ganarán jugosos sueldos. Esto, a pesar que la Contraloría Perú identificó en una investigación del año 2019, que 2,609 funcionarios designados en cargos de confianza en 289 entidades públicas a nivel nacional no cumplen o no acreditan cumplir con los perfiles establecidos en sus instrumentos de gestión (https://www.contraloria.gob.pe/…/2…/lima/np_451-2019-cg-gcoc).

Asimismo:

“En el 51% (169) de las 332 entidades intervenidas, se ha designado funcionarios de confianza por encima del 5% del total de trabajadores de cada entidad, incumpliéndose la normativa vigente. Esta situación incide sobre en el presupuesto de la entidad, al considerarse un mayor número de funcionarios a quienes se les fija remuneraciones más elevadas que al personal en general, lo cual disminuye los recursos que pueden ser destinados a otros servicios.”

Entonces, ¿con este tipo de excepciones SERVIR combate la falta de meritocracia, la ineficiencia y la corrupción en las entidades del Estado? Seamos consecuentes.